Comunidades Wenteche y familia de José Acuña Quinchaleo exige justicia tras desaparición

Luego de perdérsele el rastro el pasado 18 de agosto, fue la propia familia la que logró encontrar el cuerpo sin vida de José Acuña Quinchaleo, tras semanas de abandono por parte de las instituciones en su búsqueda.

Este martes fue encontrado el cuerpo de José Acuña Quinchaleo, adulto mayor que permanecía extraviado hace casi un mes en Dollinco Bajo, Lautaro. Tanto su familia como las comunidades wenteche en proceso de recuperación territorial, denunciaron discriminación en el actuar de Fiscalía y su nula reacción ante la desaparición.

Desde la familia enfatizaron en que, «en realidad nunca hicieron su pega, porque al tío lo encontramos nosotros. El cuerpo ahora esta en el Servicio Medico Legal porque queremos averiguar que le pasó, por que lo primero que nos dijeron fue que había muerto de hipotermia, pero como iban a saber eso si ni siquiera habían visto el cuerpo. Nosotros pasamos por la parte donde  estaba y no lo vimos».

Cabe destacar que Acuña Quinchaleo desapareció el 18 de agosto y recién el primero de septiembre la PDI llegó a realizar una búsqueda, la que por cierto se detuvo luego de iniciarse un incendio en la casa de los cuidadores del fundo donde lo encontraron.

Maritza Acuña, sobrina del adulto mayor, hizo hincapié en que «estamos pidiendo que se investigue el caso, exigimos justicia, que se sepa que paso, porque él no murió de hipotermia».

Es preciso apuntar que José Acuña Quinchaleo, de 63 años de edad, padecía de distintas afecciones de salud, entre las que pesaba el no poder desplazarse con facilidad a pie, condición conocida por todas las comunidades del sector.

Acuña fue visto por ultima vez en la comunidad José Miguel Catricura por un cuidador, que según la familia afectada, cambio al menos 4 veces su versión de los hechos. Finalmente el adulto mayor, fue hallado este martes a más de un kilómetro de distancia hacia el bosque.

En esta línea, su sobrina expresó que «él jamás hubiera llegado a donde lo encontraron, como él caminaba no hubiese llegado ahí porque es muy difícil el acceso. Nosotros que andábamos con machete y palos se nos hizo muy difícil llegar, él no podría haber llegado a esa parte». 

Por lo pronto las comunidades en resistencia de Lautaro y la familia de José Acuña Quinchaleo permanecen a la espera de los resultados de las pericas del SML que determinará los motivos del deceso del adulto mayor.

Por Juan Contreras Jara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *