Minvu y municipalidad de Chiguayante pretenden utilizar terrenos destinados a viviendas sociales para proyectos paralelos. Más de cien familias serían afectadas

Movilizados se encuentran los y las vecinas del comité de vivienda Ultima Esperanza de Villa Futuro, en Chiguayante, tras conocer las intenciones que tiene su municipio de utilizar los terrenos que estaban destinados para la construcción de sus departamentos, en una plaza. Por su parte, la Seremi de Vivienda y Urbanismo del Biobío pretende re organizar a las familias en un nuevo proyecto, situación que podría aplazar en 8 años más su solución habitacional.

Diez años llevan esperando una solución habitación y dos años organizados/as en el comité Ultima Esperanza, comentó a Kurruf su presidenta Daniela Correa, haciendo énfasis en que ya no pueden seguir dilatando su situación y menos 8 años más.

Pese a que la tramitación de sus viviendas había quedado adelantada durante el año pasado, luego de reuniones con el otrora seremi de Vivienda y Urbanismo James Argo, desde el comité Ultima Esperanza recalcaron en que todo cambió con la llegada del nuevo encargado gubernamental, Sebastián Aduboj.

Pese a que el comité contaba con la correspondiente asesoría de una Entidad de Gestión Inmobiliaria Social (EGIS), que sería la misma que construyó los departamentos de Villa Futuro II, III y IV, planos, modelos y el compromiso de Argo de ceder el terreno, Aduboj habría desconocido el trabajo previo e impuso un nuevo proyecto.

Según declaró Daniela Correa, “llegó con la idea del programa del Plan Urbano Habitacional (PUH). Este consiste en mejoramientos de casas, construcción de viviendas, mejoramientos de calles y construcción de áreas verdes, por ende es un programa muy amplio y en el que entrarían tres comités más de vivienda de Chiguayante. Ellos quieren entrar en un nuevo plan de trabajo que dura 8 años y nosotros estábamos programados para que a dos años más nos entregaran las viviendas”.

La dirigenta vecinal agregó que “nos dijo que este sería un proceso democrático pero no fue tan así, porque nos estaba imponiendo esta idea. Él dijo que fusionaría los comités, pero nosotros no nos queríamos fusionar. Era como sacar 20 cupos de cada comité para las viviendas, pero en ningún momento nos preguntaron. Todas sus ideas son impuestas”.

A esta situación hay que agregarle las intenciones del municipio de construir una plaza justamente en el terreno que durante 2020 se comprometió a las y los vecinos del comité. “Dentro de los planos que nosotros tenemos también tenemos el espacio para una plaza y justo ahora se les ocurre hacer otra. Este proyecto lo presentaron hace un mes atrás, nadie nos preguntó nada, nadie nos avisó. Apareció un cartel que decía que ahí iba a haber una plaza”.

El jueves pasado, las y los pobladores afectados llegaron hasta el frontis de la municipalidad de Chiguayante para exigir una respuesta sobre este repentino proyecto de la plaza, pero no obtuvieron ninguna respuesta de la municipalidad.
Fue hasta el viernes que las y los vecinos pudieron reunirse en una mesa de trabajo donde habría participado un representante del municipio chiguayantino que según declaró Correa, “evadió nuestras preguntas con respecto a la plaza, nos quería chutear”.

Una década sin solución

Desde el comité Ultima Esperanza fueron enfáticas al expresar que la población Villa Futuro de Chiguayante vive un completo abandono municipal. A la extensa tardía de una solución habitacional concreta para estas 120 familias, hay que agregarle problemas de recolección de basura, sanitización y reconstrucción, que según declararon no han sido atendidas por el municipio.

Sobre la inoperancia y el abandono de la municipalidad de Chiguayante con Villa Futuro, Bárbara Orrego, presidenta de la JJVV de la misma población encareció en que “solamente se acercan para las campañas y después nunca más aparecen. Yo he hecho un montón de denuncias a través de la prensa, porque Villa Futuro esta transformada en un basural”.

La dirigenta vecinal hizo hincapié en que “hay dos torres desmanteladas hace mucho tiempo, pero el Minvu no ha hecho nada en años para demolerlas. Esto genera un foco de peligro e inseguridad tremenda, porque esta todo oscuro donde están esos departamentos, no hay alumbrado público ahí. El alcalde ha tenido muchas oportunidades para avanzar en ciertas gestiones pero no lo hace”.

En esta línea, las y los pobladores hoy movilizados acotaron que todo lo avanzado en la obtención de una vivienda ha sido gracias a su esfuerzo y organización, “el municipio no ha tenido ningún rol, solo llega al final a sacarse la foto diciendo que acompañan a los vecinos pero nunca fue así. Villa Futuro es el culo de Chiguayante, es la imagen que no se ve de Chiguayante. Está en un sistema de abandono. Como vecinos hemos pedido fumigaciones y ni eso han podido hacer”, fustigaron desde el comité Última Esperanza.

Hoy miércoles las y los vecinos tendrán una reunión con el ministro de Vivienda y Urbanismo, Felipe Ward, a las 17:30 horas de la tarde. En la instancia pretenden por fin poder dar solución a su problema habitacional y terminar así con 10 años de inmovilidad municipal en Chiguayante.

Imagen portada vía Resumen

Por Juan Carlos Contreras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *