Brasil: Comunidad indígena Yanomami denuncia ataque y persecución de mineros

Desde el 10 de mayo se vive un clima de tensión; el gobierno brasileño, que generalmente fomenta la invasión de tierras indígenas, no ha hecho nada por la comunidad.

Víctima de cuatro masacres desde la década de 1980, el pueblo yanomami sigue siendo blanco de acciones criminales por parte de invasores que buscan oro en su territorio y temen que la historia se repita.

El 10 de mayo, los indígenas de Palimiú sufrieron el primero de una serie de ataques, cuando un grupo de exploradores en siete embarcaciones, dispararon contra la comunidad ubicada en la región de Alto Alegre, en Roraima, en el extremo norte de Brasil. Pero los indígenas tomaron represalias, ya que existía un gran riesgo de que los invasores ingresaran a la comunidad. Su reacción inmediata fue proteger a las mujeres, los niños y los ancianos.

Un yanomami sufrió heridas en la cabeza, tres invasores murieron y cinco resultaron heridos. Esto avivó la sed de venganza de los invasores que se organizan día a día, intensificando la truculencia de los atentados. Información reciente muestra que dos niños yanomami, de 1 y 5 años, murieron como consecuencia de la acción criminal.

Aturdidos por los disparos, corrieron tratando de refugiarse. Sus cuerpos fueron encontrados flotando en el río el 12 de mayo. Los indígenas creen que se ahogaron tratando de esconderse.

El miedo envuelve a la comunidad y el sentimiento de impotencia los deja en un estado de alerta permanente. El ataque más reciente tuvo lugar la noche del domingo (16), cuando además de armas, garimpeiros utilizaron bombas de gas contra los indígenas.

Los Yanomami durante la reunión de los Líderes Yanomami y Ye’kuana, donde los indígenas se manifestaron contra la minería en sus tierras. El primer foro de liderazgo Yanomami TI se llevó a cabo entre el 20 y el 23 de noviembre de 2019 en la Comunidad Watoriki, región Demini, Tierra Indígena Yanomam
Foto: Victor Moriyama / ISA.

PF Y EL EJERCITO: INVESTIGACIÓN AUSENTE

El martes (11), agentes de la Policía Federal fueron allí para investigar el incidente. Cuando estaban a punto de embarcarse de regreso a la capital, Boa Vista (RR), fueron sorprendidos por el ataque de los buscadores de oro que pasaron en bote por el río Uraricoera y realizaron más disparos. Salieron de la comunidad después del incidente.

Los Yanomami, a través de la Asociación Hutukara, también convocaron al Ejército, pidiendo incluso la instalación de un puesto de emergencia en la comunidad.

El miércoles (12) los soldados fueron allí, pero se quedaron solo dos horas. Posteriormente, la comunidad sufrió otro ataque, esta vez fueron 40 embarcaciones como mineros armados. Nuevamente dispararon contra los indígenas.

INERCIA DEL GOBIERNO

Incluso con las repercusiones en la prensa y las denuncias de los activistas de derechos humanos, el Gobierno brasileño parece ignorar los llamados. Y las alertas no son nuevas, ya que el Ministerio Público Federal, ya había advertido sobre la situación de conflicto el año pasado, pidiendo la prohibición de la entrada de los mineros en la región, en el municipio de Alto Alegre.

El número de personas que codician la tierra indígena aumentó considerablemente en los últimos años y esto llevó a la degradación del bosque, el hogar de los Yanomami amenazando su salud, especialmente durante la pandemia. Los invasores también tienen vínculos con una de las organizaciones criminales más temidas del país, el Primer Comando Capital (PCC).

La solicitud actual de MPF es parte de la acción civil pública del año pasado, en la que la agencia solicitó una operación para sacar a las personas que trabajan ilegalmente en la extracción de oro de la Tierra Yanomami. Su presencia, reforzada por el MPF, implica riesgos ambientales y riesgos de propagación del coronavirus contra poblaciones indígenas frágiles.

En la acción, el MPF destacó que la minería ilegal se aprovechó de la situación pandémica y avanzó un 30% en la Tierra Yanomami. El río Uraricoera por sí solo representa el 52% de todos los daños causados ​​por la actividad ilegal. A medida que avanzaba la prospección, los registros de Covid-19 también aumentaron un 250% en tres meses en la región.

La 2ª Corte Federal de Apelaciones aceptó la solicitud de desplegar fuerzas de seguridad en la zona y determinó el jueves (13) que el Gobierno Federal tendría que probar el envío de tropas policiales bajo pena de multa. Hasta el momento, la solicitud no ha sido concedida.

Incluso con las repercusiones en la prensa y las denuncias de los activistas de derechos humanos, el Gobierno brasileño parece ignorar los llamados. Y las alertas no son nuevas, ya que el Ministerio Público Federal, ya había advertido sobre la situación de conflicto el año pasado, pidiendo la prohibición de la entrada de los mineros en la región, en el municipio de Alto Alegre.

El número de personas que codician la tierra indígena aumentó considerablemente en los últimos años y esto llevó a la degradación del bosque, el hogar de los Yanomami amenazando su salud, especialmente durante la pandemia. Los invasores también tienen vínculos con una de las organizaciones criminales más temidas del país, el Primer Comando Capital (PCC).

La solicitud actual de MPF es parte de la acción civil pública del año pasado, en la que la agencia solicitó una operación para sacar a las personas que trabajan ilegalmente en la extracción de oro de la Tierra Yanomami. Su presencia, reforzada por el MPF, implica riesgos ambientales y riesgos de propagación del coronavirus contra poblaciones indígenas frágiles.

En la acción, el MPF destacó que la minería ilegal se aprovechó de la situación pandémica y avanzó un 30% en la Tierra Yanomami. El río Uraricoera por sí solo representa el 52% de todos los daños causados ​​por la actividad ilegal. A medida que avanzaba la prospección, los registros de Covid-19 también aumentaron un 250% en tres meses en la región.

La 2ª Corte Federal de Apelaciones aceptó la solicitud de desplegar fuerzas de seguridad en la zona y determinó el jueves (13) que el Gobierno Federal tendría que probar el envío de tropas policiales bajo pena de multa. Hasta el momento, la solicitud no ha sido concedida.

Minería semi-mecanizada en el río Couto Magalhães, Regão Kayanau, TI Yanomami, diciembre de 2020 
Foto: Divulgação / ISA.

HISTORICO DE UN GENOCIDIO EM DEMOCRACIA

Dada la gravedad de los ataques de los buscadores a la comunidad de Palimi ú, temen que la historia se repita. Según registros históricos, la primera masacre tuvo lugar en 1987 y la más reciente en 2013. Todos los hechos están relacionados con la invasión de sus tierras.

Las masacres son una de las estrategias para expulsar a las personas de sus tierras y territorios. Aquí un histórico de los ataques realizados.

Comparte y difunde la campaña de solidaridad con el pueblo Yanomami con el hashtag #AlertaYanomani

Vía Midia Ninja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *