Con el cuerpo y la mente en un nuevo combate. En Temuco realizarán velada en solidaridad con Juan Aliste Vega

Juan Aliste Vega, preso subversivo y libertario, con una basta trayectoria de agitación y enfrentamiento directo con los símbolos y defensores del poder, se encuentra recluido en la cárcel de alta seguridad de Santiago, condenado por  por su supuesta participación en el atraco a una sede del banco Security, el cual finalizó con el cabo de carabineros Luis Moyano muerto tras un enfrentamiento armado. Tras años de investigación se le condena a 42 años de cárcel, siendo para él y sus compañeros, uno de los motivos principales de esta condena su pasado y presente constante de lucha en grupos activos contra la dictadura en los 80′, y posteriormente contra la  pactada democracia.

Hoy Juan pasa por difíciles momentos de salud, siendo diagnosticado con un tipo de epilepsia secundaria que requiere de una costosa intervención, él mismo explica: “El día 16 de diciembre del 2017 de forma fortuita me ocurre una convulsión, desplomándome al suelo con pérdida de conocimiento, a raíz de lo cual fui derivado al Hospital Penitenciario donde se me realizan exámenes de sangre, orina y cardiaco […] esto concluyó con el diagnóstico de Epilepsia Secundaria, generada por malformación arterio venosa producto de golpes recibidos, sin poder precisar la antigüedad de ésta”.

Es por esto que el próximo viernes 1 de junio a las 18 horas en Temuco se realizará una velada solidaria que  incluye una cena, además de la presentación de music@s en vivo, y la circulación de información en torno a la situación de Juan y otrxs presxs en distintos territorios. La actividad se realizará en el Hogar de Estudiantes Mapuche Pelontuwe y el aporte solicitado es de 1500 pesos que irán en directo apoyo del tratamiento requerido. A continuación compartimos el afiche con toda la información para su libre circulación, además de un comunicado emitido en abril de éste año.

COMUNICADO:

Con el cuerpo y la mente en un nuevo combate: Por la reciproca fraternidad revolucionaria.

Antes de compartir quiero reafirmar que pienso y hablo desde un continuo de lucha en la incondicionalidad cómplice de una vida libre. Es desde este lugar que la convicción se aferra y donde la subversión se transforma en el oxígeno libertario que nos permite caminar y reconocernos en una praxis integral de lucha revolucionaria, inventiva fértil, sin verticalidad y trascendiendo cualquier coyuntura. Es justo aquí donde abrazando la memoria y aunándonos en un presente coincidimos en una transversalidad del hacer, acortando distancias, derribando muros e imposibles.

Hoy se me hace necesario compartir un abrazo, intentar ser reciproco con todxs ustedes constantando que la piel traspasa fronteras y los gestos rebeldes y solidarios están presentes en esta realidad que me está tocando enfrentar con mi cuerpo y mente. La lucha no se aleja ni un milímetro de la vida libre que comparto junto a todxs a quienes nos motiva la convicción urgente de hacer de nuestras vidas un transitar útil y sin retorno, en esta aventura hermosa de enfrentar con todas nuestras fuerzas la mísera, la injusticia y la podredumbre pregonada e incrustada por el capitalismo y quienes lo sustentan.

Esta vez la lucha parte desde mis huesos, parte de una realidad indesmentible que acusa un transitar continuo de combate. Donde la tortura, los enfrentamientos, la cárcel y las negaciones de vida; quieren pasar la cuenta. Nada de esto es exclusivo a mi realidad, también le ha tocado a otras y otros subversivxs. Soy afortunado, el ritmo de nuestros actos y decisiones muchas veces nos arrebata la vida, así ha sucedido en este transitar de lucha con muchas y muchos compañerxs. No puedo dejar de mencionar a nuestra compañera combatiente Norma Vergara, quien cae un 26 de marzo de 1993 en un enfrentamiento urbano con la misma policía torturadora y ladrona que sigue incrustada reprimiendo en este presente de Estado policial y carcelero. Nuestras batallas nos acompañan en consecuencia, desde lo individual a lo colectivo, nada es ajeno a nuestra vida en lucha.

Reafirmo con fuerza revolucionaria, que aquí estoy dispuesto a seguir aportando junto a la complicidad de todos y todas quienes vamos dispuestos con memoria y presenta a recuperar el control de nuestras vidas, combatiendo todo cuanto defiende y contribuya a los poderosos bajo su alero ciudadano y de paz social.

Desde la cárcel, sus encierros, urgencias de salud y vida envió un abrazo incondicional para seguir creando y aunando en la subversión autónoma y combativa.

Que la solidaridad sea un testimonio para más rebeldía y resistencia en un mundo donde la unidad y autonomía entre revolucionarixs es vital para hacer valer la liberación de nuestras vidas.

¡Contra el Estado carcelero: Subversión autónoma y permanente!
¡Mientras exista miseria habrá rebelión!
¡Solo la lucha nos hace libres!
¡Solidaridad internacionalista y fraternidad revolucionaria por la demolición de las prisiones!

Juan Aliste Vega
Prisionero Subversivo
Cárcel de Alta Seguridad, $hile

-Abril 2018-

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *