Estado de Chile frente a las demandas legítimas de territorio ancestral en Wallmapu

Desde el año 2020 al 2021 se ha ido dando una situación en el territorio Wenteche de Leftraru que nos lleva a repensarnos. La recuperación-distinta a la toma como se señala entre Mapuche- de territorio se tornó indispensable para la permanencia y proyección de nuestra cultura milenaria. Es en este punto donde es oportuno levantar una pregunta: ¿Qué nos hace llamar recuperaciones de tierra al fenómeno que hoy despierta tanta rabia y odio entre los colonos que habitan nuestras tierras? Para responder esta pregunta solo es necesario escuchar los relatos de nuestros Kuifikeche o si se es más cercano a la academia puede ingresar a la Comunidad de historia Mapuche.
Durante las décadas del 60 al 80 del siglo XlX se dio inicio a lo que hoy en la educación chilena llaman pacificación de la Araucanía. Si, PACIFICACIÒN. Fue en esos tiempos donde el ejército chileno tuvo libertad para matar, asesinar, violar, quemar vivos a los Longkos, Machi… A nuestros Weychafe. Al respecto de esto Alvarado Lincopi (2016) señala que “la arremetida militar del Estado de Chile, que tiene su parentela en Argentina con Roca en la cabeza, es parte fundacional de un sistema colonial persistente que se expresa en diferentes dimensiones: el despojo territorial; la instalación de una administración colonial; la inferiorización del mapuche; la chilenización forzada; la represión y el presidio político actual; la pobreza endémica. Como se puede notar la respuesta del Estado chileno al conflicto que ellos instalaron en nuestro territorio no ha cambiado mucho”.

Actualmente el conflicto ha dado pie para que cerca de 20 comunidades inicien su recuperación territorial. Estas recuperaciones se desarrollan frente a distintos particulares, quienes acusan a las comunidades de USURPACIÒN. Quien pueda pensar y observar el trasfondo de desigualdad que se origina acá comprenderá la legitima y digna demanda de las comunidades. ¿Cómo es posible que 20 particulares ocupen la misma cantidad de territorio que 20 comunidades que viven en reducciones? Frente a esto Mariman (2006) citado por Alvarado Lincopi (2016) señala que “el despojo territorial y la ubicación de la sociedad mapuche en reducciones generaron en corto plazo un colapso demográfico que inevitablemente ha contribuido de manera decisiva al desplazamiento mapuche. La vida basada en la agricultura, la ganadería y el comercio fue imposible de reproducir en un contexto territorial diezmado, sobre todo considerando que los espacios controlados por la sociedad mapuche se redujeron a un 5,5% concluida la ocupación, el despojo y la reducción territorial”.

Durante los últimos días los latifundistas hacen llamados desesperados para que el gobierno haga valer el estado de derecho. El estado de derecho se comprende como conjunto de reglamentos a fin de garantizar el principio de legalidad y los derechos fundamentales de todos los ciudadanos. Durante el proceso de despojo ellos tal parece que no conocían su famoso estado de derecho.

Frente a esto Piñera ha decido poner más represión y más políticas publicas nefastas que más parecen migajas caídas desde sus mesas rodeadas de cerdos capitalistas. Represión para organizaciones como las CAM O WAM. Estas organizaciones aunque diferentes en sus estrategias, tienen un mismo fin: LA LIBERACIÓN NACIONAL MAPUCHE. Frente a las políticas públicas y gracias a ellas hoy tenemos en nuestras comunidades a una persona Anti-Mapuche, Juan Sutil. Es esperable que con este avance hacia la autonomía haga abandono de nuestras tierras, nosotros debemos reivindicar nuestra forma de economía que se señala más arriba.

Para finalizar, es adecuado citar a Nietzsche… Donde él también nos entrega pensamientos para pensar nuestra posición y la de los otros. En su libro más allá del bien y el mal en uno de sus aforismos (260) él señala que existe la moral de esclavos y otra de señores. ¿Cuál es la tuya? Siguiendo la misma línea se nos presenta la violencia política donde Sanhueza (2013) citado por Pairican (2015) señala que:

La violencia política ha sido un instrumento utilizado a lo largo de la historia en diferentes procesos políticos. No obstante, esta ha sido cuestionada cuando la han ejercido los grupos subalternos o, derechamente, ha sido perseguida y colocada en la esfera del crimen por quienes controlan el Estado. Ello, porque se acepta legitima la violencia coercitiva desde el Estado o los grupos de poder, pero se “desconfía de la violencia política antiestatal o antisistémica (…) sólo se acepta como natural la que ha sido institucionalizada y monopolizada por el Estado moderno

Este proceso recién está iniciando y sería bueno señalar y solicitar a las comunidades que no caigan en el juego de Conadi, ellos no solucionaran el problema. Tampoco que cuestionemos las acciones de nuestros Weychafe. La historia es clara y ellos/as la vislumbraron.

Libertad a Daniel Canío y todos los presos políticos Mapuche.

Amulepe taiñ weychan

Wewaiñ peñi, wewaiñ lamngen

Bibliografía

Alvarado Lincopi, C. Silencios coloniales, silencios micropolíticos. Memorias de violencias y dignidades mapuche en Santiago de Chile. En Aletheia, volumen 6, número 12, abril 2016. pp 1-17

Nietzsche. (1886). Mas allá del bien y del mal. Alemania: Naumann publisher

Pairican, F. «El retorno de un viejo actor político: el guerrero. Perspectivas para comprender la violencia política en el movimiento mapuche». En Awükan ka kuxankan zugu Wajmapu mew, Violencias Coloniales en WajmapuEdiciones Comunidad de Historia Mapuche, 2015, pp. 301-323

Enviado a la radio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *