[Comunicado] Comunidades Wenteche en recuperación ante la desaparición de nuestro hermano José Acuña Quinchaleo

El miércoles 18 de agosto de este año, desaparece nuestro hermano y comunero mapuche José Acuña Quinchaleo, desde el Fundo Santa Isabel “del” abogado Héctor Rodríguez Zamorano, predio que legal e históricamente pertenece al lof José Miguel Catricura, bajo Título de Merced.José Acuña Quinchaleo producto de una operación, quedó con secuelas como, inestabilidad al caminar, así también pérdida de orientación temporal y/o espacial de forma pasajera. Sin embargo, era capaz de tener una rutina diaria.Apenas advirtieron que él no llegó a su casa, la Comunidad José Miguel Catricura, Kuri Wentxo (ubicada frente al Fundo Santa Isabel, quienes también son familiares de José Acuña) y su propia familia, fueron en su búsqueda, sin resultados positivos. Producto de ello se da aviso a Carabineros, quienes no llegaron con prontitud.Desde ese día, las instituciones que debieron estar presente, se han ausentado. Carabineros ha hecho caso omiso de los llamados de su familia; PDI, fue después de una semana de su pérdida a organizar una búsqueda para la semana siguiente (14 días desde su desaparición). Familiares y cercanos a José Acuña Quinchaleo, se han acercado a Fiscalía de Lautaro para pedir que se agilicen la investigación, en especial para acercarse a la casa del cuidador del fundo, quien durante esos días dio 4 versiones distintas de los hechos, en tanto a si vio o no a nuestro hermano y dónde lo vio. Por otro lado, esta misma persona, no permitió hacer rastreo de don José cerca de la casa.Este miércoles 01 de septiembre, PDI fue a trabajar en terreno; sin embargo, se detuvo la búsqueda debido al incendio de la casa de los cuidadores. Se debe señalar que, con orden de fiscalía, la noche anterior al siniestro, PDI saca al matrimonio que trabaja para Héctor Rodríguez Zamorano de la casa, desconociéndose el paradero de estos, hasta hoy.Hacemos esta introducción aclaratoria para que se comprenda el proceder de las instituciones chilenas, Carabineros de Chile, Policía de Investigaciones y Fiscalía quienes tienen el deber de atender con diligencia las situaciones de auxilio, salvaguardar tanto la integridad como los derechos de las personas, bajo los principios de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos humanos. Sin embargo, hemos sido los propios comuneros de distintos lof, familiares, vecinos del sector y medios alternativos de comunicación (como Radio Kurruf, Alerta Lautaro, Auto convocatoria Huenteche) y Radio Cooperativa, quienes han ayudado a visibilizar la desaparición de nuestro hermano José Acuña Quinchaleo.

Una vez más vivimos en carne propia la discriminación del Estado de Chile y sus instituciones en tres categorías, por ser mapuche, pobres y rurales. Estamos completamente seguros que, además de las tres anteriores se suma la cuarta discriminación, por ser un territorio que se encuentra en legítima recuperación de sus tierras. Hemos sido perseguidos, desalojados, golpeados, detenidos, insultados, vejados por las mismas instituciones estatales; sin embargo, ellas funcionan bajo la premisa de quien los llama. Esta vez no los está llamando, Herdener, García, Schiferli, Forestal Hanko, Sandoval, Leiva, Ugarte, Escobar, Churiman, Toro, Soto, Pino, Fagalde, Taladriz, Cuevas Palma, Forestal Arauco, Forestal Menkhe, Forestal Agrícola Suiza, Moraga, Forestal MININCO, Sucesión Geisbuller, Roussel, entre otros usurpadores de Lautaro que han hecho su fortuna a través del robo de nuestras tierras en confabulación con el Estado de Chile y todas sus instituciones, no sólo las nombradas, sino además Notaría y Conservador de Lautaro. Esta comuna es históricamente fascista, donde por décadas las mismas familias han conservado el poder en distintas instituciones públicas y privadas.Cuando una de estas familias y forestales llaman, Carabineros mueve su cola ante el amo y va a hacer el trabajo para el cual ha sido adiestrado. Pero cuando el mapuche requiere de los servicios se hace oído sordo, porque ello es también parte de las políticas públicas, tratarnos con desdén, con violencia y con discriminación. Pues no es tan difícil hacer el análisis de por qué no llega ayuda a la familia si es una persona mayor, con cierta discapacidad donde, además en medio de la búsqueda que realiza PDI se quema la casa del único testigo que vio por última vez a José Acuña Quinchaleo.Estamos en una zona de recuperaciones, se quema la casa de quien trabaja para el abogado Héctor Rodríguez Zamorano, PDI no investiga el siniestro, sino que abandona el lugar de búsqueda. La televisión no llega a hacer noticia del incendio de la casa de los empleados, como es habitual en la prensa amarilla. Además, debemos decir que NINGÚN MEDIO DE TELEVISIÓN abierta ha tenido la voluntad de apoyar a la familia, pese a que se ha llamado.Al mismo tiempo, encaramos a APRA con su falsa publicación en torno a que personas mapuche del sector habían atentado con armas de fuego a la esposa del cuidador, tomándola de rehén. Una vez más, esta farsante asociación para la paz y la reconciliación crea discursos de odio, para que otras personas en su ignorancia ante la historia mapuche con el Estado de Chile, realicen comentarios violentos, basados en falsas acusaciones. Sin embargo, como pueblo nación mapuche, estamos completamente claros que los delincuentes no están entre nosotros, como lo manifiesta APRA, por el contrario, los ladrones, asesinos, torturadores, violadores de derechos humanos, que han sobornado y/o realizado cohecho a través de la historia, ha sido el Estado de Chile, las instituciones como carabineros, PDI, militares, forestales, mineras, pesqueras y las familias de agricultores que están en nuestro territorio, más todas las que se han instalado en el Wallmapu y sur de Chile.Compartimos la pena, el dolor, la desdicha y la impotencia de la familia de José Acuña Quinchaleo, pues somos testigos de la indiferencia del Estado de Chile y sus organismos cuando se trata de ayudar a una familia mapuche, pobre y de campo.Además, creemos que la desaparición de nuestro hermano, no fue accidental y que existen terceros involucrados en ella.Los lof del Territorio Wenteche en Recuperación, encaramos a las instituciones que se han hecho ausente, así también al abogado Héctor Rodríguez Zamorano quien, desde su posición de privilegio, ha logrado hasta ahora mantener este delito bajo la alfombra.

Territorio Wenteche en Recuperación(septiembre de 2021).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *