Familia de Cristian Millapan presentó querella criminal por daño ocular tras ataque policial en Nueva Imperial

Una querella criminal contra quienes resulten responsables presentó esta mañana en el Juzgado de Garantía de Temuco, la familia de Cristian Millapan Santander, última víctima de trauma ocular en la Araucanía por parte de Carabineros de Chile.

El joven mapuche, perteneciente al Lof Triftrifko de Galvarino, fue brutalmente atacado por efectivos policiales el 24 de abril pasado, mientras participaba de un trawun en el Lof Caucache, cercano a su comunidad.

Fue después de haber sido hostigados y hostigadas por guardias particulares de fundos colindantes al Lof Caucache, que llegaron efectivos de Carabineros con tanquetas, helicópteros, drones y contingente policial a continuar con el asedio.

Fue ene se momento que varias personas que participaban del trawun fueron atacadas por los efectivos de FFEE con bombas lacrimógenas y disparos de perdigones percutidos directamente al cuerpo de las y los comuneros. Como resultado del ataque, Cristian Gonzalo Millapan, de 18 años de edad, fue herido con trece perdigones de acero. Uno de ellos le dio en su ojo derecho, situación que casi provoca su pérdida total.

En conversación con Kurruf, José Santander, werken del Lof Triftrifko y tío del joven comunero expresó que, “el carabinero tiene que pagar por lo que hizo”. Agregó que “no fue a 100metros el tiro, para que ahí diríamos que falló el tiro nomas, lo tiró de 30 metros, lo tiró al cuerpo, quiso matarlo”.

El werken también se refirió a los niveles de represión en contra de las comunidades en resistencia por parte del gobierno de Piñera y su doble discurso al hablar de violencia. “Todos los perdigones que le sacaron eran de acero, pero después el gobierno se lava las manos diciendo que no había represión, cuando tienen blindados de guerra, eso no es para los mapuche, no es para nosotros. Nosotros estamos reclamando por un derecho, nada más”.

El asedio contra el joven mapuche no acabó con el ataque en Nueva Imperial

Hay que destacar que después del ataque de Carabineros contra el trawun, las y los comuneros que participaban de este y en específico, contra Cristian, los funcionarios detuvieron a la familia del joven cuando lo llevaban de urgencia hasta un centro de salud. En plena carretera y con su hijo herido, efectivos policiales allanaron su vehículo.

Hay que agregar después del desproporcionado actuar policial, Cristian Millapan pudo ser trasladado hasta un centro asistencial en Labranza y posteriormente hasta el hospital regional de Temuco, donde se encontró con serias irregularidades.

Cristian Millapan Santander fue ingresado al hospital regional de Temuco el sábado 24 de abril, pero fue recién intervenido el lunes por presiones de su familia. Pese a la gravedad de la lesión ocular del joven, desde el establecimiento prefirieron hacer esperar su asistencia médica durante 48 horas.

Santander acotó que “fue como si quisieran que perdiera 100% el ojo. Eso fue discriminación”. El werken del Lof Triftrifko puntualizó que “le hicieron el examen del Covid y salió negativo, después de eso le hicieron otro y marcó positivo cuando ya estaba listo para trasladarlo en avión para hacerle la operación en Santiago y le dijeron que tenía Covid. Después de eso lo dejaron pasar toda esa noche, llegamos el domingo a las 10 de la mañana y no le habían hecho nada al niño, toda la noche sufriendo dolor”.

Desde el Lof Triftrifko agregaron que llegado el lunes (48 horas después del ataque), se encontraron con que aún no era debidamente atendido Cristian Millapan, provocando la inmediata protesta de sus familiares. Solo después de eso trasladaron al joven a Santiago, pese a que el riesgo de pérdida total de su ojo era inminente. “Lo hicieron pasar a pabellón cuando reclamamos, después de las 13:00 horas”.

Actualmente el joven mapuche se encuentra en tratamiento en la Unidad de Trauma Ocular (UTO) del hospital El Salvador en Santiago, donde ha podido generar avances en la recuperación de su ojo derecho.

Después de presentar la acción judicial, desde la comunidad de Cristian Millapán Santander enfatizaron en que “todos los que estamos en control territorial, los que estamos en recuperación de lo que nos han robado, para el Estado es un delito y que porque hacemos eso somos terrorista, pero no lo somos. El Estado es terrorista porque nosotros no estamos armados, no es lo mismo pelear con una boleadora y ellos con todo su armamento. Uno el cuerpo lo lleva desprotegido”.

Por Juan Carlos Contreras






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *