Concierto íntimo < Weliwen Vive, Vuelve, Vencerá >

Este sábado 18 de enero se presentará el conjunto musical Mapuche Weliwen en el Centro Cultural de Padre Las Casas, en un concierto íntimo <Pelong Pewma, El sueño de lo que ha de ser>, desde las 18 hrs.

Evento en facebook https://www.facebook.com/events/597184531067345/?active_tab=discussion

WELIWEN VIVE, VUELVE, VENCERÁ
Todo grupo de rock inmortal, ha tenido hecatombes en su vida terrenal y aporías… se han disparado a las hiper novas y la leyenda: The Beatles, Genesis, Pink Floyd, Sex Pistols…Las fracturas han dolido como un parto, y es que ciertas apariciones como las religiones o el amor, requieren pariciones, y el arte es parición, dar a luz… e incluso, portar luz -ilustración-… ¡Oh! preñez, leche materna, panacea…
En latitudes cercanas, observar el desenlace de Los Prisioneros, Sol y y lluvia y Antu kai Mawun, Inti e Inti illimani histórico…Notar los limbos de un Syd Barret o las decisiones tan categóricas de Violeta Parra o Kurt Cobain … El arte no es movida fácil, más que un caramelo, que un grupo de artistas conviva entre sí, puede requerir una versatilidad mayor que un artista conviviendo consigo mismo. La leyenda surge desde el misterioso poder de la lagrima y la herida.
Weliwen ha sido el inicio del día inmemorial, también lo ha sido en relación al rock-folk mapuche, han escapado la música, el ul el ulkantun, a un logos universal. Weliwen es el responsable, cuando escuchamos “Una sola lucha” o “Maricheweu”, en noveles grupos; no podemos olvidar la raíz, el inicio del día… Y aunque el ultimo planeta solo se mantenga en el subterráneo, trekando por las raíces de los árboles bajo los asfaltos, escamparan las flores resistentes rompiendo los pavimentos…que irremediablemente se volverá a nacer. ¿ Weliwen, nuestro Bob Dylan?…
El o la imberbe no cita, el o la imberbe no reconoce. No hay Yameweun -respeto radical de la reciprocidad-, el narcisismo al imberbe se lo devora como una serpiente …Wuinka kaikai…y solo se descoloniza psíquicamente entregándose anónimamente a la causa -mapuche Tren tren, como los ojos se abren en la noche de la muerte.
Que el 18 de Enero vuelva Weliwen, al escenario, con la tecnología de punta del Teatro Municipal de Padre Las Casas, nos lleva al convencimiento del acontecimiento tiene como destino abrir múltiples ventanas, una transmisión en vivo por Radio Kurruf, un CD y DVD a cargo de Werken TV, un libro de poesía… Por supuesto la confianza y prospectiva del CORE Daniel Sandoval al apoyar tamaña empresa de justicia. Y la Municipalidad de Padre las Casas, a facilitar el Teatro y la tecnología, hay que decirlo, dan cuenta que el underground infiltra con su niebla y rocío de bosque, los buros y el incienso de las instituciones.
Qué quedará de ese azul lisérgico, de ese arcano que susurra que la ontología mapuche es esotérica, sin duda una didáctica de los marcos más preclaros de la revolución cultural mapuche, que inequívoca tiene como corazón-piuke el movimiento de recuperación de tierra.
Hundirse en el lago para salir al otro lado de la cordillera, como unidad de todo el wallmapu es lo que deja como contraparte la música de Weliwen… nos aparecen en la pupila el lonco Jones Huala castigado y ejemplar, el concepto de alianza territorial mapuche como el ruf rupu, la necesidad de independencia económica y autogestión endógena… la música como aforismo, alegoría, el agua siempre brotando, maná, una mistral ininterrumpida.
¿Renacido o resurrecto será Weliwen? De todas maneras vuelve para interrogarte o interrogarnos: ..¿Y que vas a hacer?: ¿esconderte o luchar?, ¿y que vas a hacer? te lo repito, ¿esconderte o luchar?…El eterno retorno de lo mismo aparece en código sur-sur. La guerra necesaria para alcanzar la paz: el Weichan… es antes que nada una guerra consigo mismo, es ante que nada una guerra en sí mismo, en medio del “Self”, INCHE… el “Gestalt”… la libertad pasa por la libertad del espíritu, el libre pensamiento, la descolonización psíquica… la emancipación del ego.

Vicente Painel

Ngülumapu, eneru, epu waranka epu mari

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *