Antofagasta: Tribunal rechaza cambio de cautelar de «Jano», preso político y victima de trauma ocular menor de edad.

El recién pasado 10 de mayo a través del grupo Pampa Libere se informo sobre el rechazó del tribunal al cambio de medida cautelar de Alejandro preso político de tan solo 15 años y victima de trauma ocular en los hechos ocurridos en su hogar de Bonilla el 21 de noviembre de 2019 cuando tan solo tenia 14 años de edad.

Alejandro, «Jano» es uno de los prisioneros políticos menores de edad que existen a lo largo y ancho del territorio, existiendo al menos otros 5 en arresto domiciliario total en la ciudad de Concepción, todos asociados al «Caso Universidad de Concepción».

El 21 de Noviembre de 2019, durante protestas por el estallido social, y tras caer una bomba lacrimógena en su hogar, Alejando, quien en ese entonces solo tenia 14 años, decide salir a ver que ocurría, la respuesta fue una ráfaga de 5 perdigones que impactaron 3 en su cuerpo y 2 de ellos en uno de sus ojos causando un trauma ocular irreparable, ya que no ha logrado recuperar la vista pese a las operaciones a las que se ha sometido.

Producto del anterior hecho de vulneración de ddhh a un menor actualmente existe una querella interpuesta por el INDH, pero como en muchos otros casos similares, la impunidad es la respuesta y aún no existe ningún Carabinero identificado como el perpetrador de los disparos.

Alejandro se ha desempeñado junto a su familia como comerciante en el mercado de Antofagasta desde los 8 años, Alejando forma parte de una realidad mucho más amplia, la realidad de la pobreza impuesta y mantenida por el actual sistema capitalista democrático, en las poblaciones de las zonas urbanas.

Durante las manifestaciones del 8 de Marzo del 2021, Alejandro se encontraba vendiendo banderas y acompañando las movilizaciones del centro de la ciudad, ese día fue detenido por Carabineros quienes lo acusaron de incendiar la puerta de la catedral de Antofagasta.

Fiscalía califico el delito como incendio, las organización Pampa Libre, mediante sus redes sociales han calificado esta imputación como desmedida, ya que existirían videos en los cuales queda en evidencia que Alejandro no es quien inicio el incendio y que solo arrojo una botella de Gatorade (bebida isotonica), de hecho según ha señalado la abogada del caso el cura de la catedral que se habría visto afectada, manifestó que se ve que Alejandro no lanza ningún liquido acelerante a la puerta de la iglesia.

El día 6 de abril la corte de apelaciones revoco la anterior medida cautelar con la que permanecía Alejandro por una internación provisoria en un centro de sename levantando para ello una orden detención en su contra por orden del Fiscal Cristian Aguilar.

Ante esta situación y por recomendación de su abogada, Karina Ibarra, Alejandro, en compañía de su familia se dirigía de forma pacifica a Tribunales para reunirse con su abogada y luego entregarse, cuando fue abordado de forma violenta por funcionarios de Policía de Investigaciones de civil quienes golpearon al menor y a su abuelo, estos hechos se viralizaron rápidamente en redes sociales.

Ante estos hechos, la abogada del menor y parte de la defensoría popular de Antofagasta, declaro a el medio El desconcierto que: “Nos llama la atención ese tremendo despliegue policial y la persecución que hicieron. Seguro tenían algún celular de sus familiares intervenidos”

Por otra parte el Padre de Alejandro ante la violenta detención de su hijo señalo en ese entonces a el medio la izquierdadiario:  “Cuando a él lo balearon en el ojo, que fue un alto rango de Carabineros, a esa persona, así como la PDI fue a hacer un show en la plaza, así de rápido tenían que haber ido a buscar al culpable que le disparó a mi hijo, que casi lo mato, porque un cuasi delito de homicidio y aquí lo están tapando, están montándole una máquina a él, cuando es inocente”.

Hoy Alejandro se encuentra privado de libertad en el Centro de Internación Provisoria y de Régimen Cerrado (CIP-CRC) de Antofagasta (ex Surgam), dependiente del Sename, debido a que es menor de edad.

El pasado 10 de mayo la defensa del menor sostuvo una audiencia de revisión de medida cautelar en la cual presentaron pruebas contundentes de la imposibilidad de que la puerta se quemase, ya que estaba protegida por un laton, a demás de seguir reclamando por el hecho de que el joven solo lanzo una botella de gatorade al fuego de la puerta de la catedral.

Por otra parte la abogada ya ha declarado que el incendio ha sido catalogado como incendio calificado alegando de parte de fiscalía patrimonio histórico, mientras el cura de la catedral ha desmentido esto diciendo que no hay archivos históricos por lo que el delito que se le debiese imputar a Alejandro seria incendio simple.

Pese a todas las irregularidades del caso y pruebas presentadas por la defensa, este 10 de mayo recién pasado, el juez Andres Santelices ha decidido rechazar la solicitud de cambio de medida cautelar, hecho que provoco la molestia de la familia y de la organización Pampa Libre, organización que ha estado acompañando a la familia en este proceso y en la exigencia de justicia.

Finalmente la familia y las organizaciones denuncian la participación del Fiscal a cargo de a indagatoria, Cristian Aguilar, ya que este mismo fiscal ha tenido a su cargo todos los casos asociados a el estallido social y esta tanto a cargo del caso de Alejandro como imputado y como victima de trauma ocular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *