Maule, zona de sacrificio ambiental: Comunidad exige clausura de planta de agroindustria porcina COEXCA

Domingo 2 de junio de 2019.- Por Martina Paillacar Mutizábal, periodista Colectivo Informativo Mapuche Mapuexpress.-

¿Qué haría Usted si tuviera por vecino a COEXCA S.A, empresa de un plantel porcino de crianza y engorda de miles de cerdos, que genera insoportables olores producto de los purines, que atrae moscas, vectores y roedores a la localidad y por tanto, a su hogar?  ¿Qué haría Usted si sabe que la mencionada industria presenta múltiples denuncias por irregularidades en su contra y que tiene por anulada su Resolución de Calificación Ambiental y que por tanto, no cuenta con permisos para su funcionamiento a capacidad máxima?  ¿Qué haría Usted si en su hogar, su familia recibe semanalmente agua en camiones aljibe mientras el proyecto de la empresa contempla el uso de miles de litros de agua diarios?

Esta situación, deben enfrentar diariamente los/as vecinos/as de El Arbolillo y sus alrededores,  San Javier de Loncomilla, Cauquenes, entre otros, VII región del Maule, que no sólo ven su salud, calidad de vida y derechos amenazados, si no que deben ver cómo la agroindustria porcina que cuenta con capitales públicos daneses y avalada por el Estado, convierte la otrora tranquila localidad cercana a las Ciénagas del Name -humedal constituido como Zona prioritaria para la conservación de la Biodiversidad Biológica- en una zona de sacrificio ambiental.

Es en este contexto que el jueves 16 de mayo, la organización “Maule Sur por la Vida” y organizaciones sociales de la región del  Maule, junto al alcalde de San Javier, Jorge Silva,  acudieron a la Cámara de Diputados de Chile, para reunirse con el Superintendente de Medio Ambiente (S) Rubén Verdugo, y los Senadores Alfonso De Urresti y  Álvaro Elizalde, con el fin de exponer la problemática que afecta a cientos de familias y solicitar con esto el cierre definitivo de la empresa productora, procesadora y comercializadora de carne de cerdo.

Así Teresita Herrera, presidenta de la organización medioambiental “Maule Sur por la Vida”, señala: “La comunidad no espera que la empresa mejore ni cambie de tecnología, lo que queremos es que la empresa cierre y se vayan. Con el nivel de comportamiento y el daño producido que tienen, no tenemos confianza en ellos, exigimos que se vayan”.

Conversamos con Eduardo Ramírez González, de 13 años de edad, estudiante de la Escuela Manuel De Salas, de San Javier de Loncomilla, quien vive a  800 metros de COEXCA. Así nos relata: “Nos enteramos que habían llegado los chanchos al campo cuando esta Empresa se instaló al lado de nuestra casa, cuando ya tenían construido y empezaban a salir olores raros y vimos cómo el pasto se secaba. Recién ahí nos dimos cuenta que tenían construido y sin los permisos”. Esto, le ha afectado en su diario vivir, así nos comenta: “Cuando salgo en las mañanas, hay un olor que no se soporta, tengo que taparme la nariz a la hora de ir a la Escuela porque si no vomito, después ando con dolor de cabeza”.

Finalmente se refiere a la situación: “Siento rabia porque vinieron a destrozar un lugar  que antes era bonito. Me da rabia porque si saben que hay niños chicos ¿Por qué ponen esa cuestión  ahí al lado de nuestras familias?  Lo mejor debería ser que cerraran la chanchera y se fueran de aquí para que no siguiera saliendo olor, y que no los admitan en ninguna parte donde vivan niños chicos porque nos afecta a todos, a niños, a personas embarazadas y ancianos”, enfatiza.

Luego, hablamos con Ramón Romo Toro, presidente de la Junta de Vecinos Santa Rosa de la Puntilla y miembro de Maule Sur por la Vida, cuya casa también colinda a la Empresa COEXCA. Ramón se refiere a cómo la Comunidad local jamás se enteró de la llegada del Plantel, si no hasta cuando vieron las construcciones de la misma, el año 2008. “Jamás se nos consultó ni informó que tendríamos por vecinos a esta empresa -enfatiza-, tampoco se nos comunicó sus consecuencias negativas. Queremos que se vayan, es imposible creer a las autoridades de la zona y a la empresa, porque han  pasado años y todo sigue igual. Al final somos nosotros los que estamos sufriendo, esta empresa vino a destruir el campo, a contaminarnos, a secar nuestros ríos,a destruir familias humildes. A COEXCA la vida humana y las comunidades locales afectadas les importa un carajo”.

Al respecto,  Álvaro Letelier, Ingeniero Civil e integrante de Maule Sur por la Vida, comenta a Mapuexpress: “Esta planta desde el día uno está en infracción. Y eso nos demuestra que no hay voluntad alguna en mejorar o hacer las cosas bien. Hasta el día de hoy llevamos más de 140 denuncias en la Seremi de Salud por olores insoportables y diversos malestares físicos a consecuencia de ello. Y además 17 denuncias en la Superintendencia de Medioambiente. Hoy la planta debe cerrar porque no cuenta con los permisos medioambientales y tiene más de 37.000 cerdos sin tratamiento de purines”.

Una situación que preocupa ampliamente a la comunidad local, es que el año  2017, ingresa como accionista a COEXCA S.A el Fondo de Inversión Danés  IFU-DAF que corresponde a un Capital para “inversiones “sostenibles”, y la empresa JB Equity Limited [1] que tiene también un enfoque en la “agricultura sostenible”.  Con este mensaje de “sostenibilidad” ofrecen capital y asesoramiento a proyectos relacionados con la agroindustria en países en que conste que tienen un ingreso per cápita bajo, para practicar la “agricultura sostenible” de Dinamarca, en estos países. Sobre ello, Letelier, comenta: “Lo que nos genera indignación es que Dinamarca se plantea frente al mundo como una potencia mundial en el cuidado del medio ambiente, pero vienen a contaminar  pueblos como el nuestro. No queremos que nos vean como el patio trasero de Europa”, enfatiza.

Otros de los aspectos que inquieta a la Comunidad organizada, es el aprovechamiento que hace la empresa de una comunidad vulnerable económicamente. “Aprovechando la asimetría existente -denuncian- la empresa  está actuando con perversión y abuso tratando de quebrar y dividir el movimiento que resiste a la vulneración de sus Derechos”, así, denuncian que COEXCA  ofrece a los/as vecinos/as estanques de agua, obsequios en carne u otros con motivo de legitimar su actuar:  “Con esto -señalan las organizaciones locales- intentan quebrar el movimiento y a las familias, aprovechándose de la pobreza de la gente”.

Recientemente se realizaron movilizaciones cercanas a la carretera 5 Sur con motivo de exponer la situación, a las que se sumaron la Asociación de Viñateros del Itata que protestan por el bajo precio de las uvas y por la afectación de la empresa a sus viñedos. Uno de los lienzos, planteaba: “Maule Sur por la vida, COEXCA S.A por la muerte”, lo que evidencia, a fin de cuentas, la preocupación de toda una comunidad que plantea que se afecta el Estado de Derecho y que exige el cierre definitivo del plantel porcino, que ahora, se encuentra operando en un 18%, y aún no a capacidad máxima.

Imágenes: Movilizaciones por la Vida, exigiendo el cierre de COEXCA. Cedidas por Maule Sur por la Vida.

[1] Esta Empresa cuenta en su constitución  también con ciudadanos/as daneses. Enlace Danish Agribusiness Fund: https://www.ifu.dk/wp-content/uploads/DAF-fact-sheet-Spanish.pdf   JBI Equity  Group: http://www.jbequity.hk/ 

Información Relacionada:

La lucha contra la agroindustria porcina en la Región del Maule

El duro golpe contra el megaproyecto de chanchera de Coexca en Linares

 ¿Freirina II? Planta de cerdos tiene en alerta a San Javier

El Arbolillo resiste a industria porcina COEXCA: defectos y omisiones del proyecto “San Agustín del Arbolito”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *