Relatos de un preso político mapuche #Meli – Por Álvaro Millalen

Relatos de un PPM (Álvaro Millalen)

Meli

Tuve una mala noche ya que dormí mal, tuve dolor de cabeza y se me apuro el ritmo cardiaco, probablemente por el exceso de mate.

En la mañana, preparo un tarro de salmón en el sartén y tomamos desayuno. Después de eso continúe trabajando en un tüpu de alpaca que estoy realizando…

A las 11 nos vinieron a avisar que iríamos a tribunales, me cambie de ropa y con los otros compañeros nos dirigimos a la quinta Roja allí nos ingresaron a una de las celdas donde habitualmente nos hacen el registro corporal.

Nos esposaron de pies y manos y después de los tradicionales protocolos de seguridad nos trasladaron a la guardia de ingreso donde nuevamente un funcionario nos solicito nuestros nombres y numero de rut. Después nos ingresaron al carro de gendarmería.

Como siempre en el dispositivo de seguridad los gendarmes del CEAC y USEP estaban fuertemente armados.

Esta vez en el carro había aire acondicionado, nos demoramos un momento en salir que ya no llegaba el carro del GOPE que siempre nos resguarda en el trayecto.

Al llegar el GOPE iniciamos un viaje hacia Lautaro.

Al llegar al tribunal nos ingresaron a las celdas y sentimos el sonido del Kull Kull afuera lo que nos indico que había gente nuestra en los alrededores.

En la celda recibimos la visita de nuestros abogados, después de un rato nos ingresaron a la sala de audiencia, hice un saludo con las manos a la gente que fue a acompañarnos, luego nos hicieron sentar en una banca continua al sitio donde se ubican los abogados defensores, le dedique un pequeño saludo y una sonrisa ala sofí y a la cami que asistían a uno de los abogados; ellas me respondieron de igual forma.

Al iniciar nos pidieron nuestras identificación y como siempre en mi turno exigí fin a los montajes de fiscalía, fin a los montajes de carabineros y justicia para Camilo Catrillanca, mientras observaba a los ojos al fiscal Torres, el cual como siempre se incomoda y esconde su mirada, sin duda porque sabe y tiene la certeza de que al frente tiene a personas inocentes sentados en el banco de los acusados y porque además sabe que tendrá que hacer todo lo posible por condenarlos por efectos de las presiones de sectores políticos y empresariales y también porque a él no le interesa tener justicia, sino simplemente ganar un juicio.

Después de argumentaciones de fiscalía y defensores se opto por suspender el inicio de la preparación de juicio para otra fecha.

En el intertanto intercambie unas palabras con la sofí, quien me comento que había ido a la cárcel el dia martes pero no le habían permitido ingresar.

Luego nos trasladaron a las celdas, y de allí al carro para iniciar el regreso a Temuco.

A medio viaje me sentí mal, con dolor de cabeza y ganas de vomitar, mis compañeros comentaron que igual se sentían mal, al parecer el encierro del carro y el aire acondicionado estaban saturando el aire.

Al reingresar a la cárcel nos quitaron las esposas y regresamos al dormitorio, allí inmediatamente me recosté en mi litera porque me sentía muy mal, tome un analgésico para que se me quitara el dolor, estuve recostado toda la tarde.

En las noticias informaban que un tornado había causado estragos en unas viviendas en la cuidad de Los Ángeles y que un rayo había originado un incendio en una casa de la localidad de San Patricio. Sin dudas lamentables tragedias.

Durante la tarde, un teniente vino a avisarnos que el alcaide nuevamente postergaba la respuesta a nuestra petición que hacía más de un mes atrás habíamos hecho para realizar el We Tripantü al interior de la cárcel.

Fue un día malo en general, sin duda lo único positivo fue haber visto a la sofí y a la cami que con su compromiso, abnegación y simpatía nos fortalecen y nos traen aires de frescura al encierro de la cana, igual que todas las visitas que nos han acompañado en este proceso.

Sobre todo la sofí, que aparte de compartir el mate tiene la gentileza y la deferencia de jugar conmigo en las visitas, gestos como esos son los que transforman esos momentos, en momentos inolvidables.

C.C.P Temuco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *