[Declaración Wallmapu NO al TPP]- La arremetida colonial de las megacorporaciones a punto de ratificarse en su totalidad.

NGULUMAPU Y TODOS LOS TERRITORIOS- Difundimos información acerca de la arremetida colonial de las megacorporaciones con el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (actualmente es Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico CPTPP).

Este martes 5 de marzo fue aprobado por la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados por nueve votos a favor, el CPTPP. Aún falta su ratificación total, el acuerdo deberá pasar a votación a Sala, y luego iniciar su tramitación en el Senado.

«El TPP se negoció en secreto, fue firmado por el gobierno de chile el 8 de marzo del 2018. Los parlamentarios durante marzo 2019 deberán aprobar o rechazar el acuerdo ya que no pueden modificarlo y muchos de hechos desconocen el texto».

Hacemos un llamado a todas las personas y comunidades a organizarse y poder frenar esta última etapa del ataque colonial megaempresarial a toda la vida de los territorios.

Dejamos la declaración pública de Organizaciones del Wallmapu:

DECLARACIÓN PÚBLICA: WALLMAPU DICE ¡NO AL TPP!

Las organizaciones y personas abajo firmantes, declaramos lo siguiente:

La aprobación del TPP (o tratado transpacífico) en la comisión de Relaciones Exteriores de la cámara de diputados el 16 de enero, es una muestra del servilismo de las parlamentarias y parlamentarios de derecha y la concertación son las grandes transnacionales. Repudiamos la liviandad con que la comisión (salvo los diputados del FA que votaron en contra) aprueba un tratado que entrega en bandeja la soberanía de Chile.

A pesar del cambio en el nombre de este tratado, que ahora se llama “Tratado Progresista e Inclusivo” más conocido como TPP+11, este tratado sigue conteniendo las mismas cláusulas que nos han movilizado anteriormente como pueblos:

La criminalización del uso libre de internet y la profundización del capitalismo en el derecho de propiedad intelectual, junto con la posibilidad de que los servidores de internet puedan denunciar a las usuarias y usuarios que infrinjan derechos de propiedad intelectual o publiquen información que afecte las ganancias de las empresas.

La prolongación de los derechos exclusivos de patentes de medicamentos, retardando la producción de medicamentos bioequivalentes más accesibles para la población, lo que encarecería el precio de los medicamentos sobre todo los más nuevos.

El fortalecimiento de los tribunales internacionales de resolución de controversia que en la práctica significa entregar la soberanía del país a tribunales donde los estados podrán ser demandados por transnacionales cuando éstas no lleguen a sus expectativas de ganancias, por medidas como alza del sueldo mínimo, no represión de protestas ciudadanas, fortalecimiento de la legislación ambiental, etc.

 Obligación de desarrollar normativa para la implementación del convenio UPOV91 que significa ceder la soberanía alimentaria del país a las grandes industrias transnacionales de los agroproductos, como la criminal MONSANTO, promotora de transgénicos y del uso extendido de agrotóxicos como el glifosato, comprobado cancerígeno que en la UE está a punto de ser prohibido.

Por estas y otras muchas razones, decimos ¡NO AL TPP!, por nuestra salud, por nuestra soberanía como pueblos, por la protección del medio ambiente, por la protección del conocimiento ancestral mapuche, por la protección de los derechos de las trabajadoras y trabajadores, por nuestra soberanía alimentaria, rechazamos enérgicamente este tratado, e instamos a las parlamentarias y parlamentarios, en especial de la región de La Araucanía, a rechazar este tratado. Aprobar el TPP significaría sencillamente vender Chile, y lo poco que queda de su soberanía. Aprobar el TPP significaría desdibujar las pocas fronteras que nos defienden como sujetas, sujetos y pueblos con derechos individuales y colectivos. Un tratado internacional cuyo texto jamás ha sido discutido en el parlamento, y que se negoció bajo prohibición de la publicación de su contenido a la población, no puede ser más que una trampa, abierta a parlamentarias y parlamentarios corruptos dispuestos a vender la soberanía de su país a cambio de quién sabe qué grandes favores de las transnacionales. Aprobar el TPP no sería más que el más grande acto de corrupción jamás ocurrido en Chile desde la dictadura militar. Llamamos a la ciudadanía a informarse y movilizarse, y a las parlamentarias y parlamentarios, a recordar que fueron elegidos para servir a la ciudadanía y los pueblos de su país, y no a grandes empresarios transnacionales, los púnicos reales beneficiarios del TPP.

La criminalización del uso libre de internet y la profundización del capitalismo en el derecho de propiedad intelectual, junto con la posibilidad de que los servidores de internet puedan denunciar a las usuarias y usuarios que infrinjan derechos de propiedad intelectual o publiquen información que afecte las ganancias de las empresas.

La prolongación de los derechos exclusivos de patentes de medicamentos, retardando la producción de medicamentos bioequivalentes más accesibles para la población, lo que encarecería el precio de los medicamentos sobre todo los más nuevos.

El fortalecimiento de los tribunales internacionales de resolución de controversia que en la práctica significa entregar la soberanía del país a tribunales donde los estados podrán ser demandados por transnacionales cuando éstas no lleguen a sus expectativas de ganancias, por medidas como alza del sueldo mínimo, no represión de protestas ciudadanas, fortalecimiento de la legislación ambiental, etc.

 Obligación de desarrollar normativa para la implementación del convenio UPOV91 que significa ceder la soberanía alimentaria del país a las grandes industrias transnacionales de los agroproductos, como la criminal MONSANTO, promotora de transgénicos y del uso extendido de agrotóxicos como el glifosato, comprobado cancerígeno que en la UE está a punto de ser prohibido.

Por estas y otras muchas razones, decimos ¡NO AL TPP!, por nuestra salud, por nuestra soberanía como pueblos, por la protección del medio ambiente, por la protección del conocimiento ancestral mapuche, por la protección de los derechos de las trabajadoras y trabajadores, por nuestra soberanía alimentaria, rechazamos enérgicamente este tratado, e instamos a las parlamentarias y parlamentarios, en especial de la región de La Araucanía, a rechazar este tratado. Aprobar el TPP significaría sencillamente vender Chile, y lo poco que queda de su soberanía. Aprobar el TPP significaría desdibujar las pocas fronteras que nos defienden como sujetas, sujetos y pueblos con derechos individuales y colectivos. Un tratado internacional cuyo texto jamás ha sido discutido en el parlamento, y que se negoció bajo prohibición de la publicación de su contenido a la población, no puede ser más que una trampa, abierta a parlamentarias y parlamentarios corruptos dispuestos a vender la soberanía de su país a cambio de quién sabe qué grandes favores de las transnacionales. Aprobar el TPP no sería más que el más grande acto de corrupción jamás ocurrido en Chile desde la dictadura militar. Llamamos a la ciudadanía a informarse y movilizarse, y a las parlamentarias y parlamentarios, a recordar que fueron elegidos para servir a la ciudadanía y los pueblos de su país, y no a grandes empresarios transnacionales, los púnicos reales beneficiarios del TPP.

Mayor información en: https://chilemejorsintlc.cl y http://www.yonoquierotransgenicos.cl




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *