Machi Celestino Córdova: “Sabían que juzgaban a un inocente”

Agitados días se han vivido en Temuco en torno a la situación que atraviesa el único condenado por el incendio con resultado de muerte que terminó con la vida del matrimonio Luchsinger Mackay, tras 5 años de prisión en la cárcel de Temuco.

El machi Celestino Córdova, autoridad espiritual del pueblo mapuche, condenado a 18 años por los tribunales de justicia chilena, hoy cumple 47 días en huelga de hambre, ya que ha levantado una serie de demandas que tanto él como su círculo cercano consideran de vital importancia para mantener el equilibrio en su salud física y en su rol de guía sanador de quienes padecen algún mal, incluyéndose él mismo.

Durante los últimos meses, y principalmente estas últimas semanas con la huelga a cuestas, las manifestaciones de apoyo se han multiplicado y han tomado fuerza en distintos espacios donde en un comienzo hubo cierto silencio respecto a éste caso. El machi por su parte, durante el proceso de investigación no emitió declaraciones; tras recibir la condena que hoy desde diversos sectores se cuestiona, él junto con otras autoridades mapuche comienzan un trabajo dentro del penal de Temuco con el fin de ejercer y poner en práctica su cultura, sin embargo el apoyo y la difusión es baja incluso desde las propias comunidades.

Tras emitir una serie de comunicados explicitando que no debe ser abandonado ya que tanto él como los 11 imputados de lo que se conoce como caso Luchsinger Mackay, son víctimas de un montaje, se van tejiendo lazos solidarios que hoy son de apoyo permanente realizando diversas actividades en instancias legales y en manifestaciones callejeras.

Uno de los puntos más relevantes que ha señalado Jimmy Marilao (werken) y el mismo machi, es que no se han querido realizar las pericias para determinar de dónde provino la bala que recibió la noche del 03 de enero del 2013 a 3 kilómetros aproximadamente de la casa donde ocurrió el incendio.

Desde la defensa del machi se ha solicitado en reiteradas ocasiones que se reabra el caso para rebatir con fuerza las pruebas que terminaron con la condena de Celestino Cordova, sin embargo han sido casi nulos los avances. En cuanto a su salud ha padecido estados de trance en sus sueños (pewma) cuestión fundamental para ejercer la medicina ancestral. Además, su Rewe o espacio ceremonial, debe ser renovado ya que cumplió su ciclo y la ceremonia de cambio ya se ha atrasado, esto tiene serias consecuencias en la espiritualidad de él, de su lof y del pueblo mapuche en general.

Sumado a esto, dentro de la cárcel de Temuco no se le ha permitido el libre ejercicio de su religiosidad, siendo él mismo una autoridad representante de la misma; a diferencia de lo que sucede con otras creencias como católica y evangélica principalmente, donde se dispone de pabellones y espacios para realizar cultos, destinando tiempo y recursos para  ello.

A continuación compartimos un audio desde la cárcel de Temuco, donde habla por primera vez el machi Celestino Córdova quien asegura que es inocente y que los fiscales a cargo de su caso (Chifelle y Arroyo) le explicitaron que estaban conscientes de su inocencia sin embargo era un buen culpable, “…Los fiscales estaban conscientes que las policías de investigaciones, la inteligencia del estado y los jueces estaban condenando a un inocente”, señala en el video, además pide que se investigue quién o quienes fueron quienes le dispararon mientras realizaba labores de recolección de lawen (remedios) la noche del 03 de enero de 2013.

Durante la jornada de éste miércoles el machi junto a dos comuneros elevaron una solicitud ante gendarmería con el fin de poder realizar una ceremonia al interior de la cárcel de Temuco, adjuntamos fotografía de la solicitud escrita por los comuneros.

 

También compartimos imágenes del ayenkan realizado al finalizar la marcha realizada el pasado miércoles en las afueras de la cárcel de Temuco, donde hubo un campamento que alojó a comuneras/os de distintos territorios y personas solidarias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *